martes, 26 de julio de 2011

Título de Villa a Villanueva del Campo

360 Aniversario del Titulo de Villa, otorgado a Villanueva del Campo el año 1651 por Real Cedula del Rey Felipe IV. 



Este año 2011 se caracterizará para la historia en general por muchas cosas, unas más positivas que otras, pero para nuestro pueblo en particular, puede tener un sentido especial, al cumplirse el 360 aniversario de la concesión del Título de Villa a Villanueva del Campo. 

La efeméride, referenciada en base sexagesimal, nos recuerda que en ese gran reloj de la historia con forma de espiral, hemos recorrido en años, los mismos grados que sus agujas, completando un ciclo y comenzando una nueva etapa, a la par que vamos ascendiendo para no pasar nunca más por ese mismo espacio-tiempo. 

Aquel 18 de Junio de 1651, el Rey Felipe IV firmaba una Real Cédula por la que otorgaba al lugar de Villanueva del Campo, el privilegio de Villazgo, haciéndola Villa de por sí y sobre si, y la eximía de la jurisdicción de Villalpando, a la que había pertenecido, todo ello según consta en un documento del Archivo Histórico Nacional. 

El proceso duró casi veinte años de gestiones burocráticas y es que, como dice el refrán castellano, “las cosas de Palacio van despacio” y… como tantas otras veces, muchos intereses estaban en juego. Algunas de las curiosidades que podemos señalar, es que en las tareas de gestión y toma de contacto con los escribanos y secretarios del Rey, actuó de mediador un tal Francisco de Valdeyunco, vecino de Villanueva del Campo y residente en la Corte de la Villa de Madrid. 


La “carrera” por el mencionado Título, parece ser que fue iniciada por los villanovanos en su conjunto, bajo licencia del Duque de Frías, señor de la villa, ya que años antes, los vecinos de Villanueva se habían reunido en Concejo abierto para acordar solicitar al Rey la exención de la jurisdicción de la Villa de Villalpando. Dicha exención mejoraba ciertos aspectos de la vida de los vecinos, a la vez que les permitía actuar y crecer como entidad independiente, dejando de ser un mero “lugar”, para pasar a ser Villa, con todos los derechos y obligaciones que dicho Título conllevaba, incluyendo el pago de una importante cantidad de dinero, así como otra serie de capitulaciones y hechos que intentaremos ampliar en otro artículo mas adelante. 


Este Título, con una antigüedad de casi cuatro siglos, reafirma parte del nombre que lleva nuestra localidad y nos permite decir alto y claro que Villanueva del Campo es Villa y está en la Tierra de Campos. 

Ya solo nos quedaría determinar cuan nueva es. 

Francisco Rubio ©  26 de julio de 2011, 
Publicado en El Agora de Villanueva del Campo, Copyright





Petroglifo con espirales, símbolo universal del paso del tiempo. 


lunes, 13 de junio de 2011

Villanueva del Campo y su Jardín del ...Edén

Por Francisco Rubio Pérez. Copyright  13 de Junio de 2011

Publicado en el El Agora de Villanueva del Campo, copyright


Villanueva del Campo cuenta desde hace casi dos siglos, con un jardín que, salvando las distancias, se asemejaría a lo que es el Campo Grande para Valladolid, el Parque del Retiro para Madrid o incluso lo que viene a ser la Rambla para Barcelona, aunque en este último caso, cambiando el mediterráneo de fondo por nuestro peculiar mar de espigas.



Estos "huertos de flor", como antiguamente se les conocía frente a los otros, los huertos de hortalizas, adoptaron la palabra francesa "Jardín", por ser el país donde aquellos se pusieron de moda tras su revolución burguesa. En esa época, la gente comenzó a salir a la calle a pasear, para ver y ser vistos, en unos aires de renovado cambio social, llamándoles en muchos casos "Paseos", tal y como se le denominó al de Villanueva durante mucho tiempo . 

Ya en 1862, un bando municipal de Villanueva del Campo señalaba la necesidad de cumplir una serie de normas y horarios para el correcto uso y disfrute del jardín por los vecinos.

Paseo situado al este del jardín, con los bancos de piedra originales.
Al fondo la Ermita y la Caseta del pozo.
Es obvio que nuestro jardín ha vivido épocas de mayor y menor esplendor. Quizás una de las mas recordadas por muchos, sea la década de los años 70 del siglo XX. En ese momento, con una Villanueva de casi 2.000 habitantes, el lugar era utilizado por todo el vecindario en diferentes momentos del día, desde las horas más vespertinas para recibir los primeros rayos del sol en un ambiente fresco y rodeado de vegetación, la entrada y salida a misa de la ermita del Cristo, los pinchos morunos en el bar que se ubicaba en la caseta del pozo, las tertulias de los jubilados de después de comer a la sombra de acacias y sauces, los juegos de toda la chiquillería a lo largo de la tarde, las visitas al kiosco que jalonaba uno de los accesos, las amplias tertulias de grupos de jóvenes en la edad del pavo regadas con multitud de bolsas de pipas y ya entrada la noche, los románticos atardeceres de las parejas en esos discretos bancos de la segunda fila….en fin, ¿quién que haya vivido esa época no tiene un bonito recuerdo de nuestro mágico jardín?

¿Qué fue entonces lo que paso para que toda esa vida social que se generaba en su interior decayera, hasta el punto de que hoy en día es difícil ver a nadie por allí?.


Muro oeste delimitador del jardín con la calle del Cristo.Foto del 2011
En la época señalada de los 70, más que jardín, el lugar tenía caracteres de “pequeña selva domesticada”, por eso, cuando años más tarde y en un mal entendido progreso, se optó por cortar los árboles y arbustos que lo delimitaban, poner muros y vallas metálicas en todo su contorno y restringir los accesos y salidas con el duro cemento, ese espacio empezó a perder vida y a agonizar ... como si le faltase el aire.

Precisamente eran aquellos arbustos que lo abrigaban, los que impedían que el viento se tornara en molesto y desagradable, la supresión de muchos de los arboles escatimó las necesarias sombras para nuestros acalorados veranos y el recorte de setos rompió el fondo verde que tanto se echa de menos en el estío de la tierra de campos.

Pero más allá de la imprescindible vegetación y los pájaros que definen el ambiente natural de cualquier jardín, este espacio decimonónico alberga también varios elementos peculiares que lo convierten en un lugar especial y único. Así, se pueden contemplar algunos de los bancos originales de piedra que allí se colocaron en el XIX, otros de hierro de época modernista e incluso algunos de la época yeyé, de líneas mas sencillas, que pintados ambos en un verde tropical, jalonan algunos de los paseos.

En el lado sur del jardín está el antiguo "frontón de pelota", erigido también a mediados del siglo XIX con ladrillos macizos de la época, de color rojizo. Este singular frontón, único en toda la comarca, permanece impasible como testigo mudo de las historias que ha visto pasar, contribuyendo a ofrecer su sombra al parque infantil que se ubicó allá por el año 1972 en el lado este y a servir de ocasional frontón, portería e incluso telón de fondo de las verbenas de las fiestas. No se puede dar más con tan poco.

En el lado norte, la ermita del Cristo, con el viacrucis pétreo que la circunda, erigido en 1816 por suscripción popular de los devotos, es el otro interesante referente que, junto a la pequeña caseta que cubre el pozo allí existente, generó en su día extramuros del pueblo la ubicación de un lugar especial de descanso, parada y fonda,  para caminantes, arrieros y peregrinos.

Caseta del pozo
A pesar de todo, este Jardín o "Parque" como también lo conocemos, todavía alberga una atmósfera serena en la que seguir acogiendo la vida y ofrecer su energía a quien valore la naturaleza en su alianza con el hombre. No obstante, se echa en falta el elemento agua, tan destacado en otros lugares a través de alguna sencilla fuente ornamental, qué, en este caso, podría estar ubicada en su paseo central, ayudando con su fresco rumor a crear un agradable microclima.

Y como el título plantea, solo nos resta preguntarnos ¿volverá algún día este lugar a ser nuestro cercano y añorado jardín del ... Edén?


Si te ha gustado el articulo o si has vivido algún momento especial de tu vida en este jardín, nos encantaría que lo compartir a través de un comentario aquí abajo.   

martes, 15 de marzo de 2011

TTT de Terremotos, Tsunamis y Tierra de Campos

TTT de Terremotos, Tsunamis y Tierra de Campos.

El terrible terremoto de 8,9 grados en la escala Richter que ha asolado Japón el pasado viernes 11 de marzo de 2011 y cuyas consecuencias finales todavía están por determinar, ha provocado que mucha gente se haga preguntas casi imposibles de responder:

¿Por qué allí? ¿Por qué ahora? ¿Nos puede pasar a nosotros? ¿Se puede hacer algo para evitarlo? 

Hablar del futuro suele ser bastante incierto y temerario, si partimos de que el futuro no está escrito, pero si abordamos la cuestión desde la óptica de lo posible, lo probable y el nivel de las consecuencias, quizás obtengamos alguna respuesta fiable. Por eso, mirar de vez en cuando al pasado, nos puede permite vislumbrar y cuasi predecir, ciertos acontecimientos futuros.